Noticias

El doctor Daniel W. Rosenberg y colaboradores, de la University of Connec (UConn Health) y The Jackson Laboratory for Genomic Medicine han publicado en Cancer Prevention Research un estudio en ratones en el que se demuestra que el consumo de nueces puede reducir significativamente el riesgo de desarrollar cáncer de colon (intestino).

Es el primer estudio, en palabras del doctor Rosenberg, en que se demuestra que el consumo de nueces puede disminuir el desarrollo de dicho tumor. Para ello observaron que los ratones a los que se incluía en su dieta entre el 7 y el 10,5% del total de sus calorías mediante nueces, desarrollaban mucho menos cáncer de colon.

Las bacterias que viven en nuestro tubo digestivo digieren la fibra que comemos, produciéndose compuestos con capacidad anti-inflamatoria que podría reducir la iniciación del tumor.

Las nueces contienen más ácidos grasos poliinsaturados que cualquier otro fruto seco. También contienen cantidades significativas de vitamina E. No obstante, según los autores, el efecto protector de las nueces sobre el colon no se debería a sus componentes separados, sino a su acción conjunta global.

La dieta protectora en nueces de los ratones vendría a corresponder, en humanos, a que comiéramos una onza diaria de nueces (una onza= 28,34 gramos). Es muy importante tener en cuenta el alto contenido calórico de los frutos secos. Las nueces proporcionan 700 calorías por cada 100 gramos, por lo que la ingesta de la misma dieta protectora del cáncer de colon vendría a proporcionar unas 210 calorías diarias. Ello debe tenerse muy en cuenta a la hora de incluirlas en la dieta diaria, recolocando el consumo de otros alimentos para no pasarse de calorías.

Otro tema a tener en cuenta es que las nueces contienen oxalatos, peligrosos para quienes desarrollan con frecuencia piedras en el riñón o en la vesícula de la bilis.

En resumen, se trata, la de Rosenberg, de una importante aportación experimental que, no obstante, viene a confirmar otros estudios en humanos que tienden a señalar los efectos saludables, para el corazón, la piel y probablemente para el intestino, de las nueces. Sin olvidar que se trata de un estudio experimental y que, como hemos señalado, las nueces, tienen algunos efectos que pueden ser nocivos.

Deja un comentario

Donativos:

Ayúdanos a llevar a cabo nuestros proyectos