El esófago es un tubo de unos 25 centímetros de largo. La deglución de los alimentos tiene dos fases: la bucofaríngea (boca y faringe) en la que sus musculaturas empujan el bolo alimenticio (que se forma en la masticación en la cavidad de la boca) a la parte inferior de la siguiente porción, la faringe. Esta, mediante su musculatura, lo hace pasar al esófago.

En el esófago, los movimientos del mismo (llamados peristaltismo) lo conducen hacia el cardias, entrada del estómago, que se halla cerrada y solo se abre para dar paso al bolo alimenticio.

 

Epidemiología del cáncer de esófago

El cáncer de esófago (CE) no es muy frecuente, el 15 de todos los tumores en España, siendo cuatro veces mayor su incidencia en hombres en Francia, Reino Unido e Irlanda. Pero la mayor incidencia se da en China. Es más frecuente en el hombre que en la mujer.
Es un cáncer que se presenta en estadios avanzados y en el que la supervivencia global a los 5 años del diagnóstico es del 20%.

 

Causas y factores de riesgo del cáncer de esófago

En los países desarrollados el CE es causado principalmente por alcohol y tabaco, junto con una dieta rica en grasas animales y pobre en proteínas, leche y sus derivados, vegetales y frutas.

Hay una serie de enfermedades que predisponen al CE: el reflujo gastroesofágico (cuando hay problemas en el cierre del esfínter del cardias el ácido clorhidríco gástrico, sobre todo cuando la persona está en la cama, pasa del estómago a la parte final del esófago y lo irrita, puesto que la pared del esófago no está preparada para dicho ácido; el llamado esófago de Barret (alteraciones de la parte distal del esófago) y algunos defectos congénitos.

 

Patología del cáncer de esófago

La localización del CE se distribuye por los segmentos (porciones) del esófago. El esófago se divide en esófago cervical (al que corresponden el 10% de CE), torácico superior (40%) y torácico inferior (50%).
En los tercios cervical y torácico superior se diagnostican CE de células escamosas, mientras que en el tercio inferior, adenocarcinomas.

 

Manifestaciones clínicas del cáncer de esófago

El síntoma cardinal es la disfagia (dificultad a la deglución de alimentos), aunque no siempre se presenta al inicio del CE. En la fase inicial también puede destacar la odinofagia (dolor a la deglución) y, aunque con menor frecuencia, afonía y tos.

La pérdida de peso es frecuente. Si es mayor del 10% del peso habitual, tiene un mal significado pronóstico.

 

Diagnóstico del cáncer de esófago

El examen radiológico del esófago (esofagograma y endoscopia asistida por ultrasónidos) es muy útil para el diagnóstico. El estudio endoscópico (mediante un tubo introducido en el esófago) permite establecer la penetración del CE en la pared esofágica.

Se practica broncoscopia y TAC, que permiten establecer la extensión del CE. Si hay dolores óseos, gammagrafía ósea. Si es posible, la PET (tomografía mediante la emisión de positrones) es útil en la detección de metástasis no sospechadas o en la de la recidiva si se produce.

 

Diagnóstico de extensión del cáncer de esófago

Se utiliza la siguiente clasificación:

  • T, del tumor.
  • Tis, carcinoma in situ, no invasivo.
  • T1, Invade la lámina propia, mucosa y/o submocosa (T1ª, invade la làmina propia o la mucosa. ; T1b, invade la submocosa).
  •  Invade la capa muscular propia.
  • T3, invade la adventicia.
  • T4, invade estructuras adyacentes (T4ª, tumor resecable que invade pleura,pericardio o diafragma) T4b, tumor irresecable, invade otras estructuras como la arteria aorta , hueso vertebral, tráquea…
  • N0, no hay ganglios linfáticos afectados.
  • N1, afectación de 1 o 2 ganglios linfáticos adyacentes o regionales.
  • N2, afectación de 3 a 6 ganglios linfáticos regionales.
  • M, metástasis a distancia.
  • M0, no hay evidencia de metástasis a distancia.
  • M1, hay metástasis a distancia (la más frecuente es a hígado, pulmones y huesos).

Supervivencia a los 5 años del diagnóstico y según estadios

*Cifras indicativas tomadas en parte de la American Cancer Society

 

 

Tratamiento del cáncer de esófago

Alrededor de la mitad de pacientes se diagnostican con enfermedad localizada.

  1. ENFERMEDAD LIMITADA (Tis, T1, T2, NO-N1, MO). La cirugía es el tratamiento de elección pero los resultados a los 5 años no son buenos, con solo el 25% de supervivencia cuando los ganglios están afectados. Pero en el carcinoma in situ(Tis)se obtienen porcentajes de curación del 90%. En pacientes que no pueden o no quieren recibir cirugía, la combinación de quimioterapia y radioterapia es superior a radioterapia sola. La supervivencia a los 5 años de los T1,T2,N0-N1,M0, supera algo el 40% de pacientes.
  2. ENFERMEDAD EXTENDIDA (T3-T4, NO-N1 o M1). La cirugía sola no es una opción para estos pacientes ya que generalmente no es posible la resección completa del tumor. En esta situación se establecen dos grupos según la patología del tumor sea adenocarcinoma o carcinoma de células escamosas:
    Adenocarcinoma: Se suele aplicar una combinación de quimioterapia (5Fluoruracilo+cisplatino) combinado con 40 Grays de radioterapia, seguido de cirugía.
    Carcinoma de células escamosas. Se inicia por la asociación de quimioterapia y radioterapia, que produce un porcentaje elevado de remisiones completas, reservándose la cirugía para los casos de recidiva. La supervivencia global de estos pacientes se sitúa alrededor del 23% a los 5 años del diagnóstico.
  3. METÁSTASIS. Cuando hay metástasis, se indica quimioterapia. A nivel local, se combina radioterapia (braquiterapia) con dilataciones de la luz del esófago mediante diversos tubos. El objetivo es dificultar o impedir la progresión de la disfagia. Cuando el paciente tiene un buen estado general se combina la radioterapia local con asociaciones de medicamentos anticancerosos, de los que los más efectivos son 5-Fluouracilo + mitomicina C o 5-Fluouracilo + cisplatino.

Donativos:

Ayúdanos a llevar a cabo nuestros proyectos